Independencia, Federeación y República



Independencia, Federeación y República

entry-list Hacienda Gualcho, Nueva Granada, Usulután

A principios del siglo XIX, un generalizado deseo de autonomía sacudía desafiante las bases de obediencia de siglos, siendo testigos de una nueva filosofía en Francia e Inglaterra, además del ejemplo de los Estados Unidos, que recién lograba su independencia. La monarquía española atravesaba una crisis, mientras que las posesiones americanas mostraban serios malestares políticos y económicos.

En 1808, el emperador francés Napoleón Bonaparte invadió España, en donde se desató una crisis general de autoridad, lo que fue aprovechado en los reinos y provincias de América, que buscaban su propia autonomía al no soportar normas fiscales impuestas desde la metrópoli.

Los sentimientos de pertenencia al suelo americano se manifestaron en todos las órdenes de la sociedad; fue el auge del criollismo. Las luchas autonómicas estaban tomando auge. En el actual El Salvador, la intendencia de San Salvador mostraba malestares en su marginación respecto a la capital del reino. Económicamente, el territorio era rico en la producción de la tinta del añil, lo que le generaba ingresos importantes.

Entre los partidarios de la insurgencia estaban los miembros del clero diocesano de las provincias, junto con sus parientes criollos hacendados, quienes estaban sujetos a la voluntad de los grandes comerciantes de Guatemala en lo relacionado con la comercialización y exportación del añil.

En San Salvador se supo de una orden de captura contra los sacerdotes Vicente y Nicolás Aguilar y la detención en Guatemala de su hermano Manuel, por lo que brotó una protesta contra el intendente Antonio Gutiérrez y Ulloa quien alertó a los cuerpos de milicia.

Portal de Cojutepeque, Cuscatlán
entry-list Hacienda Gualcho, Nueva Granada, Usulután

El 5 de noviembre de 1811 se tocó la campana del ayuntamiento, frente a la Plaza de Armas para llamar a cabildo abierto. Esta fecha es importante no solo para El Salvador sino para Centroamérica, pues se trata del primer grito emancipador. Grupos alzados habían recorrido la ciudad atacando las casas de los españoles, quienes se refugiaban en residencias de criollos. El vicario José Matías Delgado fue llamado a imponer su autoridad y llamar a la calma.

El padre Delgado llegó acompañado de otros jefes de familia criollos. La presión popular exigía renuncias quedando al final Bernardo de Arce como alcalde de San Salvador y como representante de la población insurgente Manuel José Arce. El gobierno de criollos insurgentes marcaba la historia con el nacimiento del primer gobierno autonómico centroamericano y su nuevo alcalde Leandro Fagoaga, pues Arce había renunciado. Esta rebeldía se comenzó a discutir en el ayuntamiento guatemalteco, donde decidieron la forma de poner fin al gobierno de criollos insurrectos.

El momento era inestable, San Salvador no logró el apoyo que se requería. En Metapán se originaba un levantamiento diferente, mientras que en Sonsonate no trascendía ningún movimiento insurgente. En ese sentido, al gobierno autonómico no le quedaba más que negociar y dar por terminado ante el ayuntamiento de Guatemala, que ya había enviado un destacamento armado junto a religiosos franciscanos. La ciudad regresó a una frágil estabilidad, el espíritu de rebeldía ya era parte de la

En 1812 se busca una legitimidad con la promulgación de la Constitución liberal presentada en la Asamblea de Cádiz, pero esta no logró su objetivo. A principios de 1814 tuvo lugar la segunda rebelión en San Salvador, existía una insatisfacción en la elección de alcaldes ordinarios. Como un aliciente y a fin de calmar el deseo de autonomía, en 1820 se restablece la Constitución antes denegada. Pero de nada sirvió, ya el ambiente político estaba exacerbado.

La dirigencia política y social de Guatemala optaba por una autonomía con independencia y preparaba un plan para declararla. México ya había logrado su independencia, lo cual fue analizado en una reunión deliberante donde participaron miembros de la sociedad civil, militares y representantes eclesiásticos. Al final se acordó la ineludible independencia. Días después, en 1821 llegó a San Salvador el Acta, que sería solemnemente jurada y que ya poseía las firmas de José Matías Delgado, José Mariano Calderón y Manuel Antonio de Molina.

entry-list Hacienda Gualcho, Nueva Granada, Usulután

Más adelante hubo sucesos que continuaron marcando la historia, como la anexión a México en 1822, destacando la renuencia de San Vicente y San Salvador. Pero esto no duró más de un año cuando el congreso constituyente reunido en Guatemala, adopta en 1823 el sistema federal, dando paso a la Federación Centroamericana. En 1825 toma posesión de la presidencia de la República Federal el general nacido en El Salvador, Manuel José Arce, quien renuncia en 1828, ocupando su lugar Manuel Beltranena. Más adelante, Beltranena es sustituído por José Francisco Barrundia.

El cuarto presidente federal fue el hondureño, Francisco Morazán, quien trasladó la capital federal a San Salvador, donde en 1839 fue jefe de Estado al abandonar la presidencia federal. En 1840 sale desterrado hacia Suramérica.

Para entonces el congreso ya había autorizado a los estados miembros organizarse a su conveniencia, pues la federación había vivido un fracaso.

entry-list Portal de Cojutepeque, Cuscatlán

La adopción del nombre como país surge desde que el congreso constituyente de Guatemala le identifica como San Salvador en 1823, pues solo abarcaba la antigua intendencia de San Salvador. En el expediente de anexión de la alcaldía mayor de Sonsonate en 1824 aparece el nombre “Estado Salvador” para referirse al estado que emergía de las dos jurisdicciones: San Salvador y Sonsonate, pero el nombre debía ser distinto para no solo identificar a San Salvador. Así es como nace el Estado del Salvador, después legalmente llamado: El Salvador. La primera Constitución del Estado de El Salvador fue promulgada el 12 de Junio de 1824, redactada por el Congreso Constituyente del Estado y mantuvo su vigencia hasta 1841.