Escenario de la migración internacional



Escenario de la migración internacional

entry-list Abordaje de tren, México

La migración es la movilización que realizan las personas, trasladándose de su lugar de origen hacia otro, ya sea dentro de su país o fuera de este, de manera temporal o permanente. Este fenómeno ha estado presente desde el surgimiento mismo de la humanidad y se sucede por diversas causas. Con el correr del tiempo la dinámica de las migraciones ha ido transformándose. El presente, marcado por la globalización, los cambios climáticos y demás factores, internos y externos, han obligado a muchos de los pobladores de América Latina, sin opción, a migrar en mayor escala.

En el caso particular de El Salvador, la dimensión territorial y las políticas erróneas adoptadas han dado paso a una expulsión constante de personas del campo y la ciudad. En la década de 1950, el país experimentó una migración interna de aquellos que de las áreas rurales se movilizaron a las urbanas en busca de mejores oportunidades de trabajo. Fue el momento político en donde se impulsó el crecimiento económico dentro del modelo de sustitución de importaciones. La búsqueda de trabajo como asalariados en la actividad industrial y comercial fue prioritaria, principalmente en el campo de la construcción. Con la llegada de los nuevos trabajadores, desde las zonas rurales a las urbes, éstas no darían abasto para sostener a esa concentración de trabajadores; resultando con ello el aparecimiento de lugares no aptos para habitar, los que se conocerían como los cordones de miseria, que se encuentran en la ciudades populosas y que son los llamados vulnerables del presente.

Hacia la década de 1960 ocurre una migración masiva hacia Honduras, las personas irían en la búsqueda de emplearse en las bananeras y por otra parte en ocupar las muchas tierras ociosas de aquel país y que el mismo Estado hondureño ponía en manos de la población. Este tema se volvería conflictivo, pues cuando el Estado hondureño implementó el reparto de tierras entre los campesinos, negó ese derecho a los campesinos de nacionalidad salvadoreña que tenían años de vivir en dichas tierras.

El conflicto bélico que se desencadenó en el decenio de 1980 en El Salvador aceleró la migración de su población, principalmente hacia los Estados Unidos y otras naciones que abrieron sus puertas a la inmigración, como Canadá y Australia. La falta de oportunidades se perfiló en un grave contexto económico, político y social que acrecentó el sector informal de la economía, dando paso a la idea del “sueño americano”, y con ello a la necesidad de migrar en la búsqueda de esa ilusión.

Vagón del tren, México

Luego de la firma de los Acuerdos de Paz en 1992, el modelo económico neoliberal y otras políticas adoptadas y aplicadas en El Salvador aceleraron en gran medida el proceso migratorio obligado. La migración de salvadoreños al extranjero sobrepasa la cifra de dos millones, y el origen de este fenómeno es multicausal. Ejemplo de ello es el alto grado de vulnerabilidad en que viven muchas familias salvadoreñas, y que se manifiesta en los múltiples desastres provocados por la acción directa de la naturaleza.

La mayor parte de migrantes salvadoreños se dirigen a los Estados Unidos de América de donde envían remesas, de las cuales depende en buena medida el sostenimiento de la economía nacional. A través de los testimonios de quienes han viajado de manera indocumentada hacia los Estados Unidos, se descubre la pesadilla en que se convierte el recorrido, pues se transita por lugares en donde no interesan los derechos humanos.

entry-list Abordaje de tren, México

En la administración del presidente Antonio Saca, se crea el Viceministerio para los salvadoreños en el exterior, el cual es el vínculo directo de los migrantes salvadoreños con las autoridades de los consulados de El Salvador.

Estudios realizados desde la Dirección de Investigaciones de la Universidad Tecnológica demuestran que las edades promedio de la población que aspira migrar hacia los Estados Unidos son de 15 a 24 años. Así, quienes ya han concluido una carrera universitaria desean migrar. Probablemente, al ver cerradas las oportunidades laborales, no les queda otra opción que engrosar el listado de la diáspora salvadoreña, desgraciadamente, como indocumentados. El escenario es cada vez más difícil para los connacionales que deciden viajar como ilegales hacia Estados Unidos. Afrontan no solo leyes migratorias que restringen sus objetivos, sino que son el blanco de estructuras delictivas muy organizadas.

Salvadoreños en el exterior, Estados Unidos

Quizás el futuro sea incierto en cuanto a la intención de muchos salvadoreños que deseen migrar por las condiciones precarias a que se ven enfrentados y por la falta de políticas auténticas que se destinen a buscar el bienestar de las mayorías en El Salvador. Sin embargo, el otro escenario es el retorno de esos millones de compatriotas, lo que plantearía un reto mayor y un verdadero problema que resolver para el Estado.

La solución a los problemas fundamentales de El Salvador con la implantación de políticas correctas desde el Estado, construyéndolas en congruencia con todos los actores y agentes que inciden en el quehacer nacional, llevaría definitivamente a visualizar una nueva sociedad, más digna, más incluyente, más segura, en donde se persiga el sueño salvadoreño y no el “sueño americano”, al que no somos bienvenidos.